topw
  • Días
  • Horas
  • Minutos
  • Segundos

EDUCACIÓN

¿Qué es un eclipse?

Cómo ocurre un eclipse solar:

Un eclipse solar es el fenómeno astronómico que se produce cuando la Luna oculta al Sol visto desde la Tierra. Esto ocurre cuando el Sol, la Luna y la Tierra están alineados. Dicha alineación coincide con la luna nueva e indica que la Luna está muy cerca del plano de la eclíptica (línea por donde pasa el sol). Los eclipses pueden ser totales, si la luz solar es totalmente ocultada por la Luna, anulares y parciales, si sólo una parte del Sol es tapado.

Si la Luna tuviese una órbita perfectamente circular, estuviese más cerca de la Tierra y en el mismo plano orbital, habría eclipses totales cada luna nueva. Sin embargo, puesto que la órbita lunar tiene algo más de cinco grados de inclinación respecto de la órbita terrestre, su sombra no cubre generalmente la Tierra.

Los eclipses totales son poco frecuentes porque la sincronización de la luna nueva con la alineación de la Luna, el Sol y un observador en la Tierra tiene que ser exacta. Además la excentricidad de la órbita de la Luna a menudo lleva a esta lo bastante lejos de la Tierra como para que su tamaño aparente no sea lo suficientemente grande como para bloquear al Sol por completo. La totalidad sólo se da a lo largo de un estrecho camino sobre la superficie de la Tierra trazado por la sombra lunar.

A pesar de que los eclipses son fenómenos naturales, en algunas culturas antiguas y modernas se explican por causas sobrenaturales o se consideran malos augurios. Un eclipse total puede ser aterrador para personas que no son conscientes de su explicación astronómica, ya que el Sol parece desaparecer durante el día y el cielo se oscurece en cuestión de minutos.

Dado que mirar directamente al Sol puede provocar daños permanentes en los ojos o ceguera, para observar un eclipse solar se utilizan protecciones oculares especiales o técnicas de visión indirecta. Es, en teoría, seguro ver la fase total de un eclipse a simple vista, sin protección. Sin embargo, es una práctica peligrosa, ya que la mayoría de las personas no está entrenada para reconocer las fases de un eclipse, que pueden durar más de dos horas mientras que la fase total solo llega como máximo a los siete minutos y medio y es con frecuencia más corta.