Distancia de árboles a linderos en Galicia: Normativa vigente

La normativa vigente en Galicia establece las distancias mínimas que deben respetarse entre los árboles y los linderos de las propiedades. Estas regulaciones tienen como objetivo proteger la seguridad de las personas y prevenir posibles daños a las estructuras y terrenos vecinos. En este artículo, analizaremos la normativa aplicable, las distancias mínimas establecidas, las excepciones y consideraciones especiales, el procedimiento para solicitar autorización y las consecuencias por incumplimiento.

📖 Índice de contenidos
  1. Normativa aplicable
  2. Distancias mínimas establecidas
  3. Excepciones y consideraciones especiales
  4. Procedimiento para solicitar autorización
  5. Consecuencias por incumplimiento
  6. Conclusiones

Normativa aplicable

La normativa que regula la distancia de los árboles a los linderos en Galicia se encuentra recogida en la Ley 7/2012, de 28 de junio, de montes de Galicia. Esta ley establece las condiciones y requisitos que deben cumplir los propietarios de terrenos forestales y establece las distancias mínimas que deben respetarse entre los árboles y los linderos.

Además de la Ley de montes de Galicia, también es importante tener en cuenta las normativas municipales y las ordenanzas locales que pueden establecer regulaciones adicionales o más restrictivas en determinadas zonas.

Distancias mínimas establecidas

La normativa establece diferentes distancias mínimas que deben respetarse en función del tipo de árbol y del tipo de linde. A continuación, se detallan las distancias mínimas establecidas:

- Para árboles de altura inferior a 5 metros, la distancia mínima a los linderos es de 2 metros.
- Para árboles de altura entre 5 y 10 metros, la distancia mínima a los linderos es de 3 metros.
- Para árboles de altura superior a 10 metros, la distancia mínima a los linderos es de 4 metros.

Es importante tener en cuenta que estas distancias se refieren a la proyección vertical de la copa del árbol sobre el suelo. Esto significa que se debe medir la distancia desde el tronco del árbol hasta el linde, teniendo en cuenta la altura de la copa.

Excepciones y consideraciones especiales

La normativa establece algunas excepciones y consideraciones especiales que deben tenerse en cuenta:

- En el caso de árboles frutales, la distancia mínima a los linderos puede reducirse a la mitad, siempre y cuando no se produzcan daños a las propiedades vecinas.
- En zonas urbanas, las distancias mínimas pueden ser establecidas por las ordenanzas municipales, por lo que es importante consultar la normativa local antes de plantar árboles cerca de los linderos.
- En determinadas situaciones, como la existencia de muros o vallas, las distancias mínimas pueden ser modificadas, siempre y cuando se garantice la seguridad de las propiedades vecinas.

Procedimiento para solicitar autorización

Si se desea plantar árboles cerca de los linderos y no se cumplen las distancias mínimas establecidas, es necesario solicitar una autorización a la administración competente. El procedimiento para solicitar esta autorización puede variar en función del municipio, por lo que es recomendable consultar con el ayuntamiento correspondiente.

En general, se deberá presentar una solicitud en la que se indique la ubicación exacta de los árboles, las especies a plantar y las razones por las que no se pueden cumplir las distancias mínimas establecidas. Además, es posible que se requiera la presentación de un informe técnico que justifique la viabilidad de la plantación y las medidas de seguridad adoptadas.

Una vez presentada la solicitud, la administración competente evaluará la situación y tomará una decisión en función de las circunstancias particulares. En caso de obtener la autorización, se deberán cumplir las condiciones establecidas y adoptar las medidas de seguridad necesarias para evitar posibles daños a las propiedades vecinas.

Consecuencias por incumplimiento

El incumplimiento de las distancias mínimas establecidas puede tener consecuencias legales y económicas. En primer lugar, la administración competente puede ordenar la retirada de los árboles o la adopción de medidas correctoras para garantizar la seguridad de las propiedades vecinas.

Además, en caso de producirse daños a las propiedades vecinas debido a la falta de cumplimiento de las distancias mínimas, el propietario del terreno puede ser responsable de los mismos y estar obligado a indemnizar a los afectados.

Es importante tener en cuenta que las consecuencias por incumplimiento pueden variar en función de la gravedad de la situación y de la normativa local aplicable. Por ello, es fundamental cumplir con las distancias mínimas establecidas y solicitar autorización en caso de no poder cumplirlas.

Conclusiones

La normativa vigente en Galicia establece las distancias mínimas que deben respetarse entre los árboles y los linderos de las propiedades. Estas regulaciones tienen como objetivo proteger la seguridad de las personas y prevenir posibles daños a las estructuras y terrenos vecinos.

Es importante conocer y cumplir con la normativa aplicable, así como solicitar autorización en caso de no poder cumplir las distancias mínimas establecidas. Además, es recomendable consultar las ordenanzas municipales y las consideraciones especiales que puedan aplicarse en determinadas zonas.

El incumplimiento de las distancias mínimas puede tener consecuencias legales y económicas, por lo que es fundamental respetar la normativa y adoptar las medidas de seguridad necesarias. En caso de duda, es recomendable consultar con la administración competente o con un profesional especializado en la materia.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Subir
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad